La narco-cultura en la música

En América Latina el tema del narcotráfico ha estado siempre presente y bastante enmarcado en la sociedad, de allí nace la narco-cultura, la cual como su nombre lo indica es un fenómeno en el cual, las personas admiran personajes “emblemáticos” según ellos que se han ganado el respeto hasta el punto de adoctrinar e inculcar estas malas prácticas.

La narco-cultura tiene sus propios métodos de comunicación y de lenguaje por medio del cual muchos individuos buscan sentirse identificados con ciertas acciones, encontrando un referente a seguir, que son los narcos por su naturaleza ilegal.

 Este es el caso en el ámbito musical, en donde se genera un sentimiento de romanticismo hacia este tipo de vida de excesos, drogas, mujeres y el dinero “fácil”. Según Marcos, editor de Alto Pogo “En México, las manifestaciones más populares de la narcocultura son sin duda los narcocorridos, canciones populares que narran hazañas y biografías de los capos y mafiosos más renombrados” asimismo, estos narcotraficantes se han convertido en ídolos para muchos, teniendo en cuenta como marco de referencia la sociedad más “marginada” de las ciudades.

El “corrido prohibido” es un género músical muy reconocido en Colombia, algunas canciones hacen alusión a Medellín, ciudad conocida por sus vínculos al narcotráfico, además de haber tenido uno de los más grandes capos de América Latina: Pablo Escobar. En los corridos titulados “Pablo Escobar” y “Muerte anunciada” de los cantantes Tigres del Norte y Jorge Santa Cruz, se le hace un simbólico homenaje a este mafioso por sus “grandes hazañas” como ellos mismos dan a entender en estas peculiares tonadas. 

De esta forma podemos observar como los narcocorridos se construyen a partir de problemáticas sociales enmarcadas por la violencia, obteniendo así popularidad en audiencia que no necesariamente están involucradas en actos ilegales o de consumo de drogas, sin embargo como se mencionó anteriormente este público no está alejado a este fenómeno ya que se hace habitual en los sectores donde se posee una clase socioeconómica baja.

Así como lo afirma Alexis Pino, dueño de la productora Making Problems

“Normalmente los artistas hacen canciones hablando de una narcocultura que se ve reflejada en el momento de hablar de mujeres, drogas, armas y cosas así relacionadas ya que estamos en una cultura donde se ha crecido así y hemos estado muy involucrados en esto, en parte porque hace parte de la historia. Se ha notado que esto es lastimosamente lo que más vende y se cree que esta música es la adecuada para pasar el rato, tomar unos tragos y compartir con los demás, haciendo sentir una sensación de adrenalina al tocar temas que son ilegales o tabúes, tener una sensación poder y de tener el dinero o sentirse como un narcotraficante imaginando todo lo que dice la letra…Esto es un problema muy grave ya que desde pequeños nos enseñan las canciones y creemos que esto es normal y no vemos la magnitud a la que pueden llegar estas letras al incitar una vida como las que se hablan y hasta el tráfico, fomentando el materialismo, el consumo y el derroche.”

Entendiendo esto, el video o lo audiovisual como lenguaje ha ayudado a construir una imagen global de la narcocultura, el mejor ejemplo son las narconovelas latinoamericanas y  del cómo ser uno de estos. Ahora, con solo su música ayudó a esta cultura por igual, Andrés Felipe Ruiz, Asistente de Producción Audiovisual; asegura que los videos musicales alimentan este prototipo de vida-narco que con poder y dinero busca controlar su entorno y de igual manera, el lenguaje audiovisual ayuda a generar imágenes clichés que llamen la atención más aún, de un público que se dirige a estos para alimentar su morbo hacia esa cultura aparte del «querer ser».

Finalmente después de este recorrido histórico y cultural se puede evidenciar como este tema tiene una influencia directa en la música y el gusto común que ha generado en las personas, el pretender vivir esa vida de lujos y asombrosas historias narradas a través de melodías pegajosas.
Es así como llegamos a la conclusión de que narcocultura se ha normalizado y representado de manera constante en la sociedad y seguirá siendo implementada ya que se ha demostrado el deleite que poseen las personas en estas letras.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario